.

.

jueves, 21 de septiembre de 2017

ENTREVISTA para televisión sobre EL ABRAZO DE LA VIUDA NEGRA

ENTREVISTA sobre EL ABRAZO DE LA VIUDA NEGRA

A propósito del lanzamiento de la nueva aventura de JOAQUÍN TORNADO, Emilio Alberto Restrepo fue invitado para una entrevista con el canal de la Universidad Luis Amigó con la comunicadora Camila Gómez y su equipo de trabajo.


jueves, 14 de septiembre de 2017

Entrevista en la revista SOLO NOVELA NEGRA de España

EMILIO A. RESTREPO BAENA – ENTREVISTA



Esta visión corta pero intensa  nos permite conocer algo de la faceta personal y humana de 
este escritor colombiano.




He aquí el resultado al cuestionario al que le sometimos, y que debido a esos “gnomos malignos” ha permanecido lamentablemente oculta unos meses.


Con que profesión disfrutas actualmente: Soy médico gineco-obstetrta y laparoscopista.
Además escritor. Con la primera sobrevivo, con la segunda, disfruto la vida.


En tu tiempo libre ¿Qué sueles hacer?: Camino, paseo con la familia y estudio los
 grandes clásicos del cine de manera autodidacta por internet. Estoy permanentemente a la caza de buenas historias


¿Cuáles son tus prioridades?: Estar sano, ser buen ciudadano y que mis hijos lo sean, ser buen médico y escribir cada vez mejor.


¿Sueles dejar algo para hacer más tarde? Por favor, señala que. NoPor mi formación, soy de resultados. Proyecto que emprendo, proyecto que termino.


¿Cuál es tu género literario preferido a la hora de escribir y por qué? Género negro. Por entretenido, por enigmático, por ingenioso, por escrutar la parte más oscura del ser humano y diseccionar el ambiente de ciudad

– Si escribiste alguna novela del género o está a punto de publicarse, háblanos de ella. ¿Por qué debemos leer tu última novela publicada? He escrito varias:
Los círculos perpetuos: la venganza como motor de la vida.  La Milonga del Bandido: la cara humana de los pillos que aman y sufren. Después de Isabel, el infierno: la lucha inútil contra el destino.  ¿Alguien ha visto el entierro de un chino?: las circunstancias más inesperadas confluyen por azar para un desenlace inesperado. La serie de Joaquín Tornado, detective: un investigador latinoamericano que explora el pecado en el submundo urbano de nuestras ciudades.
¿Por qué debemos leer tu última novela publicada?. La serie de Joaquín Tornado: un personaje singular, ingenioso y divertido. Rara avis en la literatura latinoamericana




– ¿Quienes son tus referentes como autores del género? Los clásicos, con ellos se va a la fija:
 Por supuesto todos los de mi generación empezamos leyendo los casos de Sherlock Holmes, muchas
 novelas baratas de Agatha Cristhie y ediciones populares de Simenon. Otro era un periodista que 
hacía investigaciones y recorría el mundo, “Tintín”. También estaban los bolsilibros de un peso, 
puro “pulp” de Silver Kane, Granados o Lou Carrigan, y las novelas gráficas de Rip Kirby y 
el Agente Secreto X-9. Después llegaron los maestros, creadores de personajes inolvidables, 
como Dashiell Hammet, Raymon Chandler (que nos pegaron indeleblemente la imagen del detective rudo, 
irónico y conflictivo encarnado por Humphrey Bogart) y Patricia Higsmith o James Cain. Luego 
fui conociendo a Vásquez Montalván, a Francisco González Ledesma, a Paco Ignacio Tabio, a 
Roberto Ampuero, a Ricardo Pligia, a Luis López Nieves. En la galería de los grandes están 
también John Katzenbach, David Baldacci y Petros Markaris. Últimamente, las de Don Wislow

¿Qué sensaciones consideras dejan tus novelas a los lectores? Entretenimiento, intriga y 
a veces el amargo sabor de descubrir que el mundo no es bueno, que algo no encaja, que las cosas 
no son como quisiéramos

¿Tienes nuevos proyectos? Cuéntanos algo de ellos: Trabajo en la serie de Joaquín Tornado. 
Hasta ahora van 6 cuentos y 8 novelas cortas.
Recopilo una colección de historias de rufianes para un libro que tengo comprometido: GAMBERROS

¿A cuál de ellos temes enfrentarte? A repetirme, a que se agoten las ideas, a volverme aburrido.

¿Qué tiempo y esfuerzo te supone tener una novela acabada? Cada una es un proceso diferente. 
De semanas a meses. No hay cifras exactas. Unas hay que sudarlas más que otras

¿Por qué te atrae escribir Novela Policial y Negra? Desde mis lecturas de niño leo el
género. Me parece que es un reto atrapar al lector y sorprenderlo, luchar contra su ego de persona
 inteligente y competitiva.
¿Qué libro marcó tu infancia? El día del chacal. El padrino. Sherlock, Aghata, etc





– ¿Cuál fue el último libro que has leído? Cuéntanos las sensaciones vividas.
El asesino dentro de mí. 1280 almas, ambos de Jim Thomson. ¡Que sicópata tan adictivo!
– Recomienda un solo título a nuestros lectores y coméntanos por qué.
El Cartel y El poder del perro, de Don Wislow. Otra forma de ver el mundo de la narcoviolencia latinoamericana

-¿Cómo te gustaría que te recordaran como escritor? Un hombre entretenido que hizo su trabajo
 a conciencia al que quisieran recomendar y releer

PASEMOS AHORA A OTRAS PREGUNTAS PARA REFLEJAR 

A NUESTROS LECTORES ALGÚN ASPECTO DE TU PERSONALIDAD. 

POR FAVOR SEÑÁLANOS:

Tus escritores preferidos: dos españoles y dos extranjeros. Francisco Gonzalez Ledesma,
 Arturo Pérez Reverte; Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa
Citanos el título de libro preferido. El amor en los tiempos del cólera.La guerra del fin del mundo
¿Que novela te habría gustado escribir? Los 2 anteriores
Tus dos personajes de ficción preferidos. Sherlock Holmes
Dos canciones que dejaron huella en tu vida. Solos, de Mario Clavel. Armas de Bolero, de Miguel Rios
Dos películas del género policial y negro: Los sospechosos habituales. Sueño de Fuga. Seven.
 El silencio de los inocentes
Dos actores cinematográficos:  Paul Newman. Humprey Bogart
Dos actrices cinematográficas: Susan Sarandon.  Kathleen Turner
Tus dos genios preferidos de la historia universal. Gabo. Woody Allen
– Dos pintores y dos de sus obras
Botero –  Dalí

Tu deporte preferido. Caminar         
Que dos deportistas te entusiasman.  Maradona(humano, demasiado humano)
Señálanos dos ciudades españolas preferidas: Barcelona, Valencia
Ahora dos del resto del mundo: Nueva York. Buenos Aires
Dos momentos históricos que mejor recuerdas. La muerte de John Lennon.  El 11 septiembre 2001
Un sueño, o dos:  El amor idealizado. 
Una pesadilla:  La inmovilidad(Por enfermedad, retención, etc)
Dos grandes mentiras:  Persistir en la memoria. No existe la decadencia
Dos verdades incuestionables:  La muerte. Lo doloroso del amor
Dos platos que prefieres comer: Paella marinera. Salmón
Dos bebidas:  Ron. Té helado
Muchas gracias por tu tiempo, y por tu paciencia, por no haber publicado a su debido tiempo esta
entrevista que gustosamente nos proporcionaste. Ha sido un verdadero placer. Seguro que nuestros
lectores, y deseamos que también tus seguidores, conocerán un poco mas al escritor, al hombre,
al ser humano EMILIO A. RESTREPO BAENA.

LANZAMIENTO DE "EL ABRAZO DE LA VIUDA NEGRA" en Medellín Negro

LANZAMIENTO DE "EL ABRAZO DE LA VIUDA NEGRA" en Medellín Negro

Muy concurrido y agradable el lanzamiento de la nueva aventura de TORNADO, en compañía de los escritores Verónica Villa, John Saldarriaga y Memo Anjel, en la sede de Medellín Negro, en la Fiesta del libro de 2017


























lunes, 11 de septiembre de 2017

Entrevista con Emilio Alberto Restrepo para El Espectador

Emilio Restrepo, el ginecólogo que incursiona en la novela negra







El médico y escritor estará en el congreso internacional de literatura Medellín Negro, que empieza mañana. Asegura que estas profesiones no son excluyentes y se complementan en la búsqueda de tratar de conocer mejor la mente y el corazón humanos.
¿Primero nació el médico y luego el escritor?
Primero el niño lector, luego el jovencito apasionado por los cómics y el cine de aventuras en un teatro de barrio, influenciado por los westerns, las películas de chinos y de detectives y los luchadores mexicanos. No sé cómo sobreviví a tanto bodrio, pero me entró una fiebre por las historias, oírlas y contarlas, que nunca se me ha quitado. Luego llegaron la medicina, el rigor de la academia, los turnos, la responsabilidad extrema, pero también la cantera inagotable de historias de cada paciente, que en sí mismo es un universo. De hecho, tengo dos novelas de ambiente hospitalario: El pabellón de la mandrágora y Crónica de un proceso.
¿Qué lo apasiona de la medicina?
La disciplina, el rigor, entender el funcionamiento de los órganos y el ataque de las enfermedades como una película de acción. La posibilidad de servir, el concepto de valorar al ser humano que sufre y que deposita la confianza en uno como vehículo de la búsqueda del equilibrio y la salud. El tener la posibilidad de explorar al otro, entenderlo, respetarlo, sensibilizarse ante el dolor y el sufrimiento, asumir el desprendimiento por el concepto de la pérdida o la impotencia.
¿Mientras estudiaba también le dedicaba tiempo a la escritura?
No. Más a la lectura y al cine. Y por supuesto a la profundización en lo académico, que es un pozo inagotable, sin fondo. Intenté empezar a escribir, pero no me encontraba con mi propio estilo. Eso llegó ya de adulto, ya era especialista cuando tuve la fortuna de encontrarme un maestro que me dirigiera, Mario Escobar Velásquez.
¿A veces le roba más el corazón la literatura que la medicina?
Cada una de estas facetas tiene su espacio definido. Son dos carreras paralelas: escribo y publico y ejerzo la ginecología, la obstetricia y la laparoscopia de forma simultánea. Y la docencia y las conferencias médicas y literarias. No son excluyentes, creo que ambas se complementan en mi búsqueda de tratar de conocer mejor la mente y el corazón humanos.
¿La gran mayoría de sus escritos tienen algo de autobiografía?
Aunque uno escriba ficción, alguien opina que en el fondo siempre se escribe sobre uno y las cosas que conoce y los asuntos que le interesan. Mucho de lo que escribo tiene que ver con lo que oigo y distorsiono, lo que capto y modifico, lo que leo y acomodo, lo que percibo y me imagino. En los textos de mi detective, Joaquín Tornado, hay un poco de todo, aunque no sea autobiográfico: el delito, el crimen, el timo. En lo directo no me tocan, pero son muchas historias robadas a los amigos, en la esquina, en la tertulia, en el café, en los ecos que se quedan pegados de las paredes de los callejones y los antros.
¿Cuál fue el tema de su primer cuento publicado?
Un cuento sobre unos niños haciendo travesuras que el jurado consideró que tenía la notable influencia de Los cachorros de Vargas Llosa, en una época en que no lo había leído. Y fui a ver y sí. Quedé sorprendido y a partir de su lectura me volví en un admirador del premio nobel peruano. Un maestro.
¿Por qué tanta pasión por la novela negra?
Son influencias tempranas, antes que de la literatura, del cine y del cómic. Las grandes cintas americanas de los 40 y 50. Creo que en ese teatro, El Mariscal, las pasaron todas. Y los libros de Ian Fleming y el pulp (pistoleros, terror y detectives), que estaban siempre disponibles por centavos en las aceras. Y las aventuras de Rib Kirby y el Agente Dan. Y después el agente de la Continental y Sam Spade, y Sherlock y Agata. Todavía tengo los libros rojos de papel de biblia de ellos y Chandler y Ellery Queen.
¿Qué libros lo desvelan de verdad?
Todo García Márquez y Vargas Llosa. Los libros del Padre Brown. Me descrestan las historias de Guy de Maupassant, Ray Bradbury, Fredick Brown. Me deslumbran algunos de Cortázar y Borges.
¿Y cómo surge la imagen de Joaquín Tornado?
Un profesor en el taller, Luis Fernando Macías, profundizando sobre las técnicas de escritura de la novela negra y policial, me habló de la importancia de ir construyendo un personaje que tuviera carácter y personalidad propia, que fuera creciendo libro a libro. Le fui dando cuerpo y rasgos a un detective criollo que se fue apropiando de mis historias. Con él de protagonista, ganaron fuerza dichas historias y ya lo tengo en ocho novelas cortas y una docena de cuentos.
¿Es Tornado un detective cargado de humor, ironía y mucha sapiencia?
El hombre es un intuitivo. Tiene defectos y virtudes, tiene grandezas y miedos y refleja un poco la inteligencia típica del colombiano de la calle que enfrenta los problemas con picardía e irreverencia. Es observador y desconfiado. No siempre le salen las cosas, no todo es color de rosa, sabe que la vida es una larga carrera de obstáculos, no siempre con un trofeo esperándolo en la meta. Prefiere reírse de sí mismo y no es proclive ni a la autocompasión ni al conformismo. Pero es persistente.